Tras el Congreso Extraordinario de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) se decidió realizar un paro el 6, 7 y 8 de marzo para exigirle al gobierno de Mauricio Macri, "una paritaria libre y sin techo". La medida de fuerza tendrá alcance nacional con lo cual no iniciarán las clases en la provincia de Buenos Aires que conduce María Eugenia Vidal.

La titular de CTERA, Sonia Alesso, señaló que "hemos resuelto parar 48 horas el 6 y 7 de Marzo, con una movilización a Plaza de Mayo". Además informó que su espacio se sumará al Paro Nacional de Mujeres el 8 de marzo.

La dirigente gremial explicó que la medida de fuerza será para exigir "una paritaria libre y sin techo" en la que se tenga "que discutir el piso salarial nacional de los docentes" y que también se puedan dialogar temas vinculados con "infraestructura, programas socioeducativos, etc.".

En conferencia de prensa Alesso manifestó que durante las 72 horas de lucha "también vamos a estar defendiendo la jubilación docente y todos nuestros derechos que están siendo vulnerados".

En la provincia de Buenos Aires el secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, compartió una infografía en Twitter y señaló que "este es el aumento que la Gobernadora Vidal quiere otorgarle a los maestros y a las maestras de nuestros niños y niñas".

A su vez, en conversación con Diagonales explicó que el Gobierno de Vidal "aplica el 47,6% al salario inicial del maestro de grado de diciembre del 2017", lo que implica que si se suma ese porcentaje a $12.500 lo que cobraría un trabajador de la educación serían $18.450. Además remarcó que "lo otorgan en concepto de garantía". 

En ese sentido, Baradel resaltó "el que cobra más de esa cifra, no tiene recomposición salarial, o sea la mayoría de los docentes" perderán poder adquisitivo.