La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, inauguró esta mañana playas públicas equipadas frente al Museo Mar de la ciudad de Mar del Plata acompañada por el diputado, Guillermo Montenegro, que es su elegido para suceder al actual intendente, Carlos Arroyo, quien, según informaron desde Cambiemos, fue dejado fuera de la foto a propósito.

Fuentes cercanas a Cambiemos bonaerense informaron a Diagonales que el jefe Comunal de Mar del Plata arribó 10.30 horas al escenario donde la máxima autoridad provincial inauguraría las playas y lo ubicaron detrás de unas vallas porque "era el lugar para invitados". Al sentirse ninguneado por considerar que "no es un lugar digno para un intendente", le dijo a su gabinete que se retiraba y que quién quisiera acompañarlo que lo hiciera.

El equipo que ordenó el acto, ubicó detrás de un corralito a toda la dirigencia política local, junto a legisladores. Cuando entró Vidal fue acompañada por Montenegro por otro lugar y frente a la falta de espacio físico cerca del lugar donde se sucedía el acto -a 60 metros-, muchos se retiraron. Según informaron desde el espacio, "algunos se fueron enojados" como fue el caso de los concejales radicales Vilma Baragiola, Ariel Martínez Bordaisco y Cristina Coria.

Desde Cambiemos aseguraron que "estuvo armada la escena para que estén María Eugenia y Montenegro y estén fuera los demás dirigentes".


Otros tuvieron que retirarse antes para poder participar de actividades políticas en localidades cercanas, como ser la entrega de viviendas en Lobería que también participó la mandataria.