Está relajado. Se lo ve distendido. Es su primer día de vacaciones y lo aprovechó para descansar, jugar a las cartas con sus hijas y conversar con Diagonales. Ariel Sujarchuk atraviesa su segundo mandato a cargo de Escobar. Sostiene que su “mayor éxito político es hacer que todas las instituciones que generamos estén tan buenas que conviven todos los sectores sociales”, en referencia al Teatro Seminari y a la Unidad de Diagnostico Precoz (UPD), en Garín, entre otras. Pero también se mete de lleno en la interna bonaerense, banca a Máximo Kirchner para el PJ provincial y cuestiona a quienes se resisten. “No hay más lugar para medias tintas, para hacer la chiquita. Hoy hay un solo frente, que es el Frente de Todos, que gobierna la Argentina y tiene que salir adelante”, dice.

En una larga conversación exclusiva con este medio, el intendente de Escobar  reflexionó sobre el consumo recreativo de marihuana y destacó: “Estoy a favor de regularlo, porque existe y no podés meter a alguien preso por fumar un porro. Si no lo reconocés, tampoco podés actuar en los excesos del uso”.

¿Hay margen para más restricciones a la circulación frente al aumento de casos?

-Los márgenes no tienen que ver con los estados de ánimo, si no con los sistemas sanitarios. Hay que encontrar soluciones sanitarias a este problema epidemiológico y si no tomar medidas necesarias con el consenso de la sociedad. Lo que más tenemos que militar es la conciencia social. Así como multás a alguien con inconciencia social, que va en exceso de velocidad, acá hay que hacer algo parecido.

¿Qué sensación le dejaron las imágenes de multitudes en Pinamar y Mar del Plata?

-Todavía la batalla por la conciencia social no la hemos ganado. Es muy cínica la actitud de la oposición, principalmente de Patricia Bullrich y quienes la siguen. Es de un cinismo que merece ser estudiado penalmente. Se hace la apología para la constitución del delito de sedición sanitaria, no está tipificado en el código penal, pero habría verlo. Primero éramos chavistas porque restringíamos después porque limitábamos libertades, después porque nos enamoramos de la cuarentena, cuando se abrió todo decían que no protegíamos a la gente. Cualquier pavada dicen. Es una irresponsabilidad gigante.

"Es muy cínica la actitud de la oposición, principalmente de Patricia Bullrich". 

Muchos sectores de Juntos por el Cambio apoyaron y acompañaron las medidas del oficialismo. ¿Ve una incongruencia ahí?

-El jefe de Gobierno (Horacio Rodríguez Larreta) tiene que ser claro ahí, porque ya gobierna una ciudad muy importante. Si quiere gobernar el país también, tiene que ser un poco más claro. Podemos tener diferencias en torno a problemas económicos y sociales, pero no para preservar la vida. Ellos saben que le mienten a la gente cuando dicen estas cosas. No existe un gobernador opositor al gobierno que haya rechazado la vacuna, ni que haya tomado medidas distintas a las restricciones, después cada uno en su provincia lo lleva a su margen geográfico. Todos tomamos medidas similares. Sin embargo, el nivel de hipocresía, de querer hacer campaña sobre la desgracia, lleva la confusión que genera situaciones como las que vimos en la Costa.


"Podemos tener diferencias en torno a problemas económicos y sociales, pero no para preservar la vida. Ellos saben que le mienten a la gente".

¿Lo ve a Máximo Kirchner a cargo del Partido Justicialista (PJ) bonaerense?

Espero que sea el presidente del PJ. El Consejo Directivo del PJ de Escobar se expidió formalmente apoyando la candidatura del Alberto para el nacional y Máximo para el provincial. Es mi candidato. Hace bastante tiempo charlé con él y le decía que tenía que asumir un rol institucional en la conducción del Frente, no solo en la Cámpora, sino en todo el peronismo. Él es uno de los jóvenes tiempistas más grandes de la Argentina, es como Batistuta (bueno el ejemplo es bastante bostero, jaja) en el área, tiene la pelota, la pisa y encuentra el momento justo para patear. Se carga el equipo al hombro y va para adelante. Preguntale a (el jefe del bloque PRO en Diputados, Cristian) Ritondo qué clase de interlocutor es Máximo en el Congreso hoy. La oposición lo elogia mucho. Pertenezco a una clase dirigente de la Provincia de Buenos Aires que hace mucho pide una respuesta política. Esa escucha llegó a los oídos de Cristina y Máximo asume esa responsabilidad. Va a contar con todo mi respaldo.


"Espero que Máximo sea presidente del PJ".

¿Qué le dicen Fernando Gray o Gustavo Menéndez cuando expresa su apoyo a Máximo para que conduzca PJ?

-Creo que los peronistas aceptamos siempre una conducción, hoy están Alberto y Cristina. Cuando aceptás una conducción no lo hacés solo para lo que te gusta, lo aceptás para todo. Cuando la conducción ordena, los que nos sentimos conducidos ordenamos. Es un grosero error no entender que esta decisión es un punto estratégico para la consolidación y fortalecimiento del Frente de Todos. Los egos no pueden estar por encima del interés del conjunto. Cuando los intendentes ocupamos el PJ estábamos en un momento de acefalía total. Nos juntamos muchos y propusimos una conducción colegiada y alternada para que nadie se sintiera afuera, y era así porque nadie tenía liderazgo por sobre los demás. Hoy tenemos un liderazgo, el de Alberto y Cristina, y tenemos un nuevo liderazgo que está trabajando para construir política para los próximos 20 años. Hay que darse cuenta que se está poniendo la diez para darle política al peronismo bonaerense, que le está faltando.  Ahora estamos en una instancia superada.

"Es un grosero error no entender que esta decisión es un punto estratégico para la consolidación y fortalecimiento del Frente de Todos". 

¿Qué lugar ocupa el Frente Renovador en la política bonaerense?

-Hoy debería pronunciarse y ser parte de este PJ, esa es mi opinión. No hay más lugar para medias tintas, para diagonales, hacer la chiquita. Hoy hay un solo Frente que es el Frente de Todos, que gobierna la Argentina y tiene que salir adelante.


¿En qué momento de su desarrollo está el Frente de Todos, pensando en una línea del tiempo?

-Es un bebé que está aprendiendo a caminar.

"El Frente de Todos es un bebé que está aprendiendo a caminar". 

Por lo menos es alguien que ya nació…

-Que nació y sobrevivió a la pandemia. Tiene todas debilidades de un recién nacido, pero aprendió a vivir en pandemia. Ahora tiene que aprender a correr.

¿El bebé está formado en la complejidad de su cuerpo, funcionan bien todos los órganos?

-Esto es como el amor, primero hay que conquistarlo, pero lo más difícil es sostenerlo. Logramos enamorar una vez más a los argentinos, ahora tenemos que saber sostenerlo.

¿Qué habría que hacer con la ley sancionada en 2016 que le pone el límite a los intendentes de una sola reelección?

-Tendría que haber un período más. Esta ley no fue creada para dar más institucionalidad. Fue creada por el vidalismo para debilitar al peronismo bonaerense en el conurbano. Fue para achicar, acotar y disminuir al peronismo. Hoy les juega en contra a ellos. Lo que queda claro, y esta elección lo demostró, es que la gente vota al intendente que más le gusta. También les pasa a ellos. Hay distritos donde ganó Alberto, Axel y ganaba un intendente de ellos. En Tres de Febrero nosotros teníamos un gran candidato como Juan Debandi, sin embargo, la gente eligió a Diego Valenzuela. Si él no hubiese sido candidato y ponían a otro Valenzuela no ganaba. Cuando sos gobernante local el contacto con el vecino es directo. Tenés el apoyo de tu espacio y el contacto directo con la gente de tu localidad. Ahora eso les juega en contra a los que crearon para achicarnos a nosotros. Si nosotros queremos sacar al PRO de la cancha, tenemos que hacer que se quede. Pero no gobernamos de esa manera, lo hacemos pensando en lo mejor para el país y los bonaerenses.

Esa ley tuvo el apoyo en la legislatura bonaerense del Frente Renovador…

-Tiene que hacer una meaculpa en este caso por los errores que cometió o llamarse a silencio, o tiene que ser más agradecido con todos los que los ayudamos a llegar donde está hoy y darse cuenta que hoy es parte de un frente, que tiene muchísimos lugares en el gobierno no solo por el mérito de ellos si no por todos los que militamos para que ellos vuelvan.

¿Hay funcionarios que no funcionan en el gobierno de Kicillof?

-Veo que algunos andan mejor y otros peor, pero también lo veo en el mío. No es que en mi gobierno local todos andan bien. De hecho, vengo de hacer cambios de gabinete.

"En el gobierno de Kicillof veo que algunos funcionarios anden mejor y otros peor". 

¿Qué cambios le gustarían en el provincial?

-Es una opinión que no la voy a hacer pública. Si me gustaría que hayan más ministros que vivan en la provincia de Buenos Aires y que algunos sean más sensibles al territorio y más humildes para escuchar las necesidades de los gobiernos locales.

"Me gustaría que haya más ministros que vivan en la Provincia".

¿Qué siente cuando ve a Sergio Berni hacer ruido en redes sociales con la mano dura?

-Nos falta orden político, por eso lo necesitamos a Máximo.


¿La verticalidad del Frente de Todos, con Máximos en el PJ, va a poder acomodar algunas cosas?

-Sí, espero que así sea.

¿Está a favor del consumo recreativo de cannabis?

-No estoy en contra pero me cuesta darle institucionalidad a favor. Hay mucha hipocresía en torno al cannabis. El uso medicial hay que aprobarlo lo antes posible y el recreativo hay que regularlo. Estoy a favor de regularlo, porque existe y no podés meter a alguien preso por fumar un porro. Si vos no lo reconocés, tampoco podés actuar en los excesos del uso. La regularización va a poder darle al Estado las herramientas para trabajar sobre el exceso del uso recreativo. Nuestra estrategia al institucionalizarlo es crear un centro de atención de salud mental a las adicciones. La regulación va a tener efectos muchos más positivos que la prohibición.

¿Ves hipocresía en la clase política para tratar este tema por una cuestión tabú?

-Yo vi muchos legisladores cajetillas que levantan el dedo hablando de porreros a la juventud y después se fuman uno en la casa con un whisky en la casa. Decían: “No, yo me sé controlar”. Ah, mirá vos. Para vos sí y los demás no. De ese nivel de hipocresía no voy a ser cómplice. Hay que dejar de decir “los pibes que fuman en la plaza”. La gente fuma en las empresas, en los countrys, en los shoppings, en todos lados. Hay que tener la opción para decir que tu consumo puede llegar a la grado de exceso. Ahí tiene que haber una institución que los atienda.

"Vi muchos legisladores cajetillas que levantan el dedo hablando de porreros a la juventud y después se fuman uno en la casa con un whisky en la casa".

¿Podemos esperar alguna avanzada municipal sobre este tema?

-No puedo tomar avanzadas individuales sobre cuestiones provinciales y municipales. Pero sobre el cannabis medicinal estamos avanzando un montón, hicimos todo lo que está a nuestro alcance.

¿Cómo te manejás con la desigualdad entre los que tienen mucho y los que tienen poco?

-Con ecuanimidad, Escobar es un distrito que tiene un tercio en situación de vulnerabilidad, otro de clase media de conurbano y otro más acomodado. Lo que tenés que hacer es una distribución justa de los ingresos. Mi mayor éxito político es hacer que todas las instituciones que generamos están tan buenas que conviven todos. Nuestros centros de salud son los mejores, el mejor centro de diagnóstico por imagen en Escobar es municipal, tiene el mejor tomógrafo. El de Osde y el que no tiene nada se atienden en el mismo lugar porque es el mejor. Armamos un cine y un teatro, vemos las mejores obras. Los que tenemos pagamos la entrada, después el costo de entrada es mucho más bajo que el comercial. Así generás que el piso social sea tan bueno que el sector público pasa a ser el espacio de encuentro social de todos los actores económicos y sociales.