Luego de un 2018 sin acuerdo salarial, el gobierno de María Eugenia Vidal y los gremios docentes volvieron a verse las caras, pero el debate se demoró -en unprincipio- porque los trabajadores de la educación le exigían al Ejecutivo la presencia de los medios de comunicación en la negociación y las autoridades gubernamentales se negaban. Luego se pasó a cuarto intermedio. Ahora se espera una nueva convocatoria paritaria. El eje del conflicto en el 16% de salario perdido durante el 2018.

La reunión estaba programada para las 17.30 horas, sin embargo tardó en comenzar por una tensión entre UDOCBA y los funcionarios provinciales. El gremio docente le exigía a las autoridades gubernamentales la presencia de los medios de comunicación: "¿cuál es el problema?,¿tenés verguenza de lo que decís acá?", increpó a los ministros el titular, Miguel Díaz.

Sin embargo, el ministro de Economía, Hernán Lacunza; y el director general de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny, que encabezarán la discusión salarial, se negaron a comenzar y aseguraron que la mesa técnica no comenzará hasta que se retiren los medios. 

La oferta de la Provincia es que la paritaria 2019 equipare la inflación medida por el Indec. El esquema implicaría una actualización automática en forma mensual durante los primeros tres períodos, luego se haría trimestralmente. 


Cabe señalar que previo al ingreso en el Ministerio de Economía bonaerense, el secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel, adelantaba que "vamos a pedir un 15% del año pasado y este año vamos a pedir cláusula gatillo". Luego, recordó la experiencia del 2018 chicaneó: "¿Qué hubiera pasado si firmábamos el 15% que nos ofrecieron en marzo del año pasado?". En ese sentido, se mostró firme y aseguró que "no vamos a firmar una paritaria a la baja".

Además, los trabajadores de la educación le piden al gobierno de Vidal más presupuesto para garantizar la seguridad en las escuelas tanto para los maestros pero fundamentalmente, para los estudiantes bonaerenses.

Con la mala experiencia del 2018, donde el aumento otorgado por decreto fue del 32% frente a una inflación del 47,6%, los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) esperaban esta reunión con ansias porque es un termómetro que les permitía saber el grado de dureza al que se enfrentarán este año con el Ejecutivo.

Ahora se espera una nueva convocatoria formal a los docentes, en la que haya una oferta respecto al salario perdido durante el 2018.