El Hospital Posadas continúa en conflicto por los despidos a los trabajadores de la salud que repercute en el servicio que brindan a la comunidad. A través de un comunicado, la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA) advirtió que podría haber 300 nuevos despidos que se sumarán a los 1300 que se materializaron durante el 2018: "en los albores del  2019, impera la incertidumbre".

En el documento aseguran que las de esta semana son "las peores fiestas para el hospital más grande del país" y que el panorama para el año que se avecina no será mejor ya que continúan "con la incógnita de no saber si se les renueva a los trabajadores el contrato y se mantiene su fuente laboral, en un clima hostil de violencia laboral, con sueldos que no se pagan, este impacto cada vez mayor mella la salud de los trabajadores".

Además de difundir el descargo, las autoridades de la Federación acompañados por la cofundadora de la Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas, brindaron una conferencia de prensa y realizaron la ya tradicional "ronda de los miércoles" que ya hace casi un año vienen desarrollando la comunidad para exigir la reincorporación de los 1300 trabajadores que habían sido despedidos a principio de este año.

En diálogo con la prensa, el presidente de la FESPROSA, Jorge Yabkowski, manifestó su preocupación ante los 300 posibles nuevos despidos en el Hospital Posadas el 31 de diciembre próximo.

La diputada nacional por el PTS, Nathalia González, compartió un video en twitter para mostrar "a la invencible e infaltable Nora Cortiñas, acompañando a los trabajadores del Hospital Posadas en su ronda de los miércoles contra los despidos y el vaciamiento de la salud pública".

También participaron los gremios bonaerense CICOP, el gremio STS, pacientes, vecinos, y trabajadores del hospital.

El conflicto del Hospital Posadas comenzó en enero del 2018 cuando desde el Gobierno de Mauricio Macri y de la gobernadora, María Eugenia Vidal, anunciaron el despido de más de 120 trabajadores y endurecieron la seguridad en el nosocomio. En las siguientes semanas se fueron efectivizando más cesantías. Luego, en septiembre hubo una nueva ronda de despidos ya que muchos trabajadores fueron recibiendo poco a poco los telegramas lo que afectó aún más la calidad del servicio de salud de la institución. 

Desde ese entonces, vienen desarrollando medidas de fuerza para visibilizar la problemática. Paros y abrazos simbólicos al edificio con la presencia de miles de vecinos de la zona y de importantes defensores de los derechos humanos.