Con el fuerte diluvio del viernes, volvió el calvario habitual en las calles de La Plata, con múltiples sectores inundados, destrozos en la periferia y cortes de luz que se extendieron todo el fin de semana y aun persisten en varios barrios. El descontento y las fuertes críticas, obligaron al intendente Julio Garro a reunirse con la gerencia de la empresa de luz Edelap, a quienes solicitó que reactive el servicio de inmediato en la ciudad.

“Le exigí a la empresa que me presente esta semana un plan de obras que contemple el crecimiento de la ciudad y esta nueva realidad climática. Obras que duren para siempre”, manifestó el jefe Comunal a través de las redes sociales tras la ola de quejas que la comunidad platense expresó por la falta de energía eléctrica acarreada por los chaparrones.

“La empresa puso todos sus equipos en la calle para restablecer la energía en las zonas afectadas, pero los platenses tenemos la sensación de que eso no alcanza”, agregó Garro.

Lo cierto es que por la falta de respuestas por parte de la empresa, grupos de vecinos cortaron las calles entre 131 y 529 y 137 y 525, durante la tarde del sábado. Las imágenes de destrozos se multiplicaron en los barrios durante el fin de semana, en muchos casos con los propios ciudadanos limpiando las calles y veredas.

En zonas como San Carlos, las ráfagas volvieron a volar el techo de una vivienda, como había sucedido en la anterior tormenta.

Por su parte, el intendente platense intentó tranquilizar a la comunidad a través de twitter. “Gracias a cada uno de los 3000 empleados municipales que están trabajando desde el viernes para reducir riesgos y limpiar la ciudad. Sin ustedes no habríamos podido avanzar tanto”, expresó el jefe Comunal.