Este viernes se cumple exactamente un año desde la última vez en la que Facundo Astudillo Castro fue visto con vida. En esa oportunidad, estaba junto a personal de la Policía de la provincia de Buenos Aires, al costado de la ruta 3 cerca de la localidad de Teniente Origone. Cuatro meses y medio después, el 15 de agosto, su cuerpo fue hallado por pescadores en un cangrejal en la zona del canal Cola de Ballena, en Villarino Viejo. La Justicia Federal investiga una posible desaparición forzada y pone la mira sobre el accionar de la Policía Bonaerense. 

La autopsia determinó que la causal de muerte fue “asfixia por sumersión”, pero en el informe no se pudo definir si existió la participación de un tercero o no. Hoy, los tres fiscales que intervienen en la causa, Iara Silvestre, Horacio Azzolin y Héctor Andrés Heim, afirmaron que la investigación “se centra” en determinar si integrantes de la policía bonaerense “tuvieron intervención” en su desaparición y posterior fallecimiento, y cuál fue “el derrotero” de la víctima antes de ser vista con vida por última vez.

Por su parte, desde la Comisión Provincial por la Memoria afirmaron que “la causa que tramita en la justicia federal tiene una importante cantidad de prueba testimonial y técnica que vincula a la policía bonaerense con el hecho”.

Más allá de posibles especulaciones, en concreto hay al menos cuatro efectivos policiales identificados que estuvieron en contacto con Facundo en las horas previas a su muerte, cuyos testimonios fueron inconsistentes y ocultaron o borraron información.


El Ministerio Público Fiscal, la Comisión Provincial por la Memoria y los abogados que conforman la querella familiar coinciden en que las pruebas que se encuentran en el expediente “refuerzan como principal hipótesis la participación de la Policía Bonaerense en la desaparición forzada seguida de muerte de Facundo”, según señala un informe de la CPM.

Sin embargo, y a pesar de los reiterados pedidos de los fiscales y las querellas para avanzar en esa línea de investigación, los letrados que representan a la madre de Facundo, Cristina Castro, y el organismo provincial de Derechos Humanos, acusan a la jueza federal María Gabriela Marrón de obstruir “cualquier intento por avanzar con la investigación judicial y conocer la verdad de lo que pasó”.

Por ese motivo, la CPM y Cristina Castro, representada por sus abogados Luciano Peretto y Leandro Aparacio, denunciaron a la jueza federal ante el Consejo de la Magistratura por “mal desempeño en el ejercicio de sus funciones”.

“No venimos aquí a exponer una denuncia a la Magistrada por el contenido de sus sentencias, sino a exhibir que en las mismas demuestra un grave desconocimiento del derecho y la vulneración del mismo de manera arbitraria, lo que culmina en un mal desempeño, por obstruir el ejercicio de derechos fundamentales”, expresaron en la denuncia.

De hecho, hasta el primer fiscal federal que tuvo a su cargo la causa, Santiago Ulpiano Martínez, pidió la detención de los cuatro policías que reconocieron haber visto la tarde del 30 de abril a Astudillo caminando por la ruta, pero Marrón rechazó la solicitud.

Por otro lado, la querella asegura que la Policía Bonaerense “inventó” y “plantó” testigos, “brindaron testimonios falsos, adulteraron pruebas, realizaron allanamientos ilegales, hostigaron testigos claves para que desistan de declarar, intentaron incriminar a familiares de la ex pareja de Facundo, forzándolos a declarar que habían sido autores de su homicidio, y amenazaron a los abogados querellantes”.

A partir de estas denuncias, hay ocho causas abiertas vinculadas a la investigación por la desaparición y muerte de Facundo Astudillo Castro: dos habeas corpus y dos investigaciones penales por las amenazas y hostigamientos a testigos, familiares, abogados de la familia y allegados del joven; una investigación por adulteración de instrumento público por parte de un funcionario del Municipio de Villarino; una denuncia por falso testimonio de un policía que se presentó en la causa para desviar la investigación; otra denuncia por abuso de autoridad por parte de la Fiscalía Federal de Bahía Blanca, a cargo de Santiago Ulpiano Martínez; y, finalmente, un expediente judicial sobre la investigación por los restos humanos sin identificar encontrados en la misma zona donde apareció el cuerpo de Facundo.

Todo está guardado en la memoria

A un año de la desaparición seguida de muerte de Facundo Castro, sus familiares, amigos y conocidos organizaron distintos eventos y actividades, tanto virtuales como presenciales, para recordarlo y pedir Justicia.

Cristina Castro contó que a las 19 horas realizarán un “bocinazo” por todo el partido de Villarino. “Querés acompañarme hoy recordando a Facu, subí su foto, ponela de perfil o simplemente acompañanos hoy en el bocinazo y desde ya gracias por sumarte y apoyarnos”, escribió en su cuenta de Facebook.

A las 16, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presenta un informe especial sobre la desaparición y muerte de Astudillo, donde se cuestiona el hecho de que no haya imputados en la causa.

Por su parte, la CTA de Bahía Blanca organizó "un conversatorio" en el que Cristina Castro brindará detalles sobre los últimos avances en la investigación del caso.

Para mañana, sábado 1 de mayo, está previsto que un muralista y dibujante realice su arte en Pedro Luro para recordar que Facundo peleaba por la cultura y por el "Nunca Más".

Por último, los amigos del joven fallecido e integrantes del grupo "Mil flores para Facu", organizaron eventos en distintas plataformas.