El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, lanzó una nueva propuesta a los acreedores con la finalidad de evitar el default de la Provincia. Está dispuesto a abonar el 30% del vencimiento del bono Buenos Aires  2021 y postergar el resto. Los bonistas tendrán tiempo hasta mañana para responder. 

Con esta nueva oferta realizada por la Provincia a los acreedores, hay optimismo en el oficialismo de que contarán con el aval del 75% de los acreedores, número que necesitan para evitar caer en default. De no alcanzar un acuerdo o concretar el pago para el 5 de febrero, el distrito caería en cesación de pagos. 

Cabe recordar que el 14 de enero de 2020 la provincia de Buenos Aires solicitó a los tenedores del bono USD 750M 10.875% con vencimiento en 2021 (BP21) su consentimiento para la postergación hasta el 1° de mayo de 2020 del pago de USD 250 millones de capital que vencían el 26 de enero. Desde entonces, en dos ocasiones se cumplieron plazos límite para que los bonistas respondan si aceptan el retraso propuesto en el pago, pero en las dos ocasiones el proceso de consulta debió ser extendido dado que no obtuvo el acuerdo de tenedores de bonos con al menos el 75% de la emisión.

A través de un comunicado, desde el Ministerio de Economía y Finanzas resaltaron que "en virtud de la adhesión de un gran número de bonistas  y de intercambios mantenidos  con fondos institucionales que aún no han prestado su consentimiento, pero mostraron buena voluntad y entendimiento por la situación provincial, hemos modificado la propuesta para incluir en esta instancia el pago del 30% del vencimiento de capital involucrado cuya postergación se busca obtener".

Si bien estaba previsto que para hoy a las 13 horas local era el tiempo muerto para la respuesta de los acreedores, finalmente ese plazo se extiende ahora hasta mañana a las seis de la mañana. En las últimas horas, luego de un fin de semana a pura negociación, la Provincia mejoró su oferta. Hay que recordar que hasta el viernes, la propuesta era postergar el pago a cambio de adelantar USD 5 millones de intereses que corresponderían al retraso en el desembolso. Ahora, a eso se le suman otros USD 75 millones de capital.