Con una breve intervención pública, María Eugenia Vidal visitó San Martín para presentar la nueva dotación de servicio de emergencia SAME, acompañada por su ministro de Salud, Andrés Scarsi, y el titular de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano.

En tierra gobernada por el peronista Gabriel Katopodis –quien no estuvo presente en el acto- Vidal aprovechó para mostrar presencia en territorio opositor y apuntalar a López Medrano, a quien apuestan como contendiente electoral para ganarle el municipio de la zona norte bonaerense.


“Cuando llegamos solamente 4% de la Provincia tenía cobertura en emergencia. Con un trabajo aislado y de pocos intendentes. Hoy estamos en 107 municipios. Es mucho más que números. Es transmitirle a los bonaerenses que no están solos. Cuando ocurra una inundación o catástrofe, van a tener un equipo que los cuide”, expresó Vidal.

“Se puede hacer posible lo que parecía imposible. Hoy está acá, es una realidad. Compartida por millones. Es la muestra de que se puede trabajar pensando distinto”, dijo la Gobernadora en tono conciliador respecto a los municipios donde gobierna la oposición.

La urgencia no tiene partido político. Por eso quiero agradecer al partido de San Martín que puso fuerza para hacer esto posible. Nos quedan aún pendientes otros 14 municipios que todavía no le han dicho si al SAME”, dijo Vidal y agregó: “Estamos dispuestos a poner todo lo que haga falta. Ábrannos la puerta, que la política y la campaña electoral no dejen al vecino de lado. Tenemos que trabajar juntos”

“Sepamos que este cambio no es de un intendente o de un gobierno provincial, sino de todos. El cambio somos los bonaerenses. Este año vamos a decidir si vamos a seguir apostando al cambio o volver al pasado”, manifestó la Gobernadora en fuerte clave electoralista.

Cabe señalar que el sector Salud es uno de los que más dolores de cabeza ha provocado a la mandataria bonaerense, en especial por los fuertes reclamos que los sindicatos provinciales del área mantienen a causa de la crisis en infraestructura edilicia y falta de presupuesto.